Los parentescos

1418413Carmen Martín Gaite decía que su próxima novela sería la mejor y llegó Los parentescos. La muerte le impidió acabarla pero que en realidad es un texto terminado. Y desde luego hace reír porque es muy muy ocurrente como siempre.

Los parentescos cuenta la historia de Baltasar, un adolescente de familia bien cuya vida transcurre en cuatro grandes casas: el piso en el que vive la familia en Segovia; la casa que está encima de la casa familiar, donde viven los vecinos misteriosos; la gran casa amenazante de la vieja del palo, y, finalmente, el lujoso piso del barrio de Salamanca de Madrid

El núcleo familiar es complejo y enrevesado y le proporciona muy escasos asideros sentimentales. Su relación con el padre, el enigma de la abuela y de los vecinos de arriba, las antiguas historias familiares de las que sólo percibe retazos incomprensibles, y en todo ese monumental lío, Balta no encuentra “su hueco”. Carmen-Martín-Gaite
Pasa los primeros años de su vida en un mutismo total  y sólo se decidirá a hablar cuando la imaginación le ayude a establecer un lenguaje con el que interpretar el mundo «real», el de los adultos. Un mundo en el que va entreviendo – gracias al relato de Dr. Jekyll y Mr. Hyde – que en cada persona hay varios seres.

Novela que no quieres que acabe por lo bien, bien, bien que está escrita…. las metáforas fluyen sin esfuerzo y que cada una definen mejor la realidad que toda una enciclopedia.

Veinticuatro horas de la vida de una mujer

untitledEn un hotel cercano a Montecarlo se produce un escándalo: una respetable mujer madre de dos niñas, se ha dado a la fuga con un atractivo joven francés alojado en el hotel, al que sólo conocía desde el día anterior. Entre los huéspedes se descalifica rotundamente a la mujer excepto uno de ellos. Y su actitud será el motivo de ser elegido para una asombrosa confesión

¿Qué lleva a hacer peligrar toda una vida y un código de conducta en cuestión de horas?

Veinticuatro horas en la vida de una mujer narra en 100 páginas la experiencia desconcertante de la propia pasión; cómo una cosa lleva a la otra y uno se encuentra donde no quiere estar y con no ha elegido estar y decide ser anulada por otra y vender su libertad. ¿Qué fuerzas hay en el interior de cada uno que somos capaces de adherirnos a amores dañinos?

La protagonista siente la necesidad de hablar de ello, y sabe que su confidente no la va a juzgar ni a condenar. En realidad sólo necesita ser escuchada y escucharse a sí misma relatar lo sucedido, poner orden a sus ideas, expresarlas por primera vez. Porque hablar libera.

Excelentemente escrito

 

RECURSOS INHUMANOS

EAL26273Aterricé  en el libro como por casualidad, pero después, me quedé con él hasta acabarlo.

«Me llamo Alain Delambre y tengo cincuenta y siete años. Soy un directivo en paro.»

La introducción me promete un estilo directo y  sin concesiones sentimentales. Y de repente me veo incómoda: el paro no es una idea; es el padre de mi mejor amiga, la vecina, o simplemente lo que puede pasarme con cierta facilidad.

Escrita con ritmo trepidante como el cerebro del protagonista, plantea un escenario impecable: una familia normal, un hombre normal,  una situación precaria, es decir normal y el desgaste psicológico del paro: la frustración, la soledad, la humillación. Y de fondo: la familia. El protagonista tiene quien le quiere y confía en él. Esto también es un motivo de sufrimiento pero no deja de ser su horizonte. De ahí, la desesperada lucha por lograr un trabajo, situaciones surrealistas que le llevan a convertirse en un animal de supervivencia ante la mirada atónita de su familia.

Motivos para leerlo: se lee de un trago; engancha como una novela negra o un buen thriller; te das el gusto de estar ante una buena historia bien escrita. Y sobre todo hace reflexionar sobre un tema pendiente de resolver.

La hoguera de las vanidades

Autor: Tom Wolfe

Puede gustar o no, pero nunca aburre: garantizado.

Wolfe describe con sorprendente crueldad e ironía punzante la alta sociedad neoyorquina, los restaurantes de moda y las exclusivas fiestas de Park Avenue. Un auténtico cuadro de hipocresía y juego dindicee apariencias en el que contrasta el submundo de la policía, los tribunales del Bronx y el mafioso universo de Harlem. Uno desde el inicio ya sabe qué mundo esconde las peores miserias.

Todo comienza cuando un financiero de una firma de brokers recoge a su amante en el aeropuerto. De camino al piso tienen un accidente que lo cambiará todo por completo.

Aviso: humor con salpicaduras de agudo cinismo

La ley del menor

xpx-gif-pagespeed-ic-ukj61dcgav1444643867_201342_1444644043_sumario_normalAutor: Ian Mc Ewan

En la Europa actual,  queda muy mal “salirse de la fila”. Si en el siglo pasado el tabú era el sexo, ahora lo es la religión. A la sombra de la religión parece que peligran todos los “codigos democráticos” y además se ponen bombas en nuestras calles en su nombre. La religión es un peligro y cuanto más lejos, mejor.

La protagonista, Fiona Maye, es una jueza de familia que aplica la ley con fría racionalidad. Encima de la mesa tiene un caso: un adolescente, testigo de Jehová, que se niega a una trasfusión de sangre sin la cual perderá la vida en pocas semanas.

En paralelo, Fiona vive su propio conflicto en casa: con 60 años, sin hijos y dedicada a su trabajo, el aburrimiento hace que su matrimonio se esté yendo al traste. Un buen día, su marido dice que “se le está pasando el tren” y le pide su consentimiento para tener una aventura de vez en cuando. No quiere romper el matrimonio, sólo quiere un poco de “chispa”. Ella aplica las normas: o en casa o fuera de ella. Y su marido coge las maletas. Fiona a pesar de moverse en la seguridad de lo correcto se siente profundindiceamente insatisfecha consigo misma.

Mientras en los juzgados, tiene a un chaval que le rompe los esquemas. A punto de cumplir 18 años, la decisión está en manos de Fiona: si prima el derecho a morir por sus convicciones o si hay que actuar racionalmente y hacerle la trasfusión presuponiendo que está altamente condicionado por su educación familiar.

El resto, se lo dejo al lector… Pero la pregunta queda en el aire: ¿se puede sobrevivir sólo con la razón?

Intemperie

Autor: Jesús Carrasco

A veces ocurre. Esta es una de esas veces en las que una primera novela es sobresaliente: Intemperie es un torrente de emociones. Carrasco (Olivenza, Badajoz, 1972) ambienta el relato en el mundo rural. Relata la huida de un niño de un mundo de violencia y sinsentido.

Nada se desvela  mas que el miedo del niño y la marcada obstinación por no ser descubierto. Aparece en escena un pastor viejo y solitario, quien aparentemente le trata con indiferencia pero que “se hace cargo” del sufrimeinto infinito de ese niño.

El tema – el abuso infantil- es duro y sin embargo rezuma ternura, compasión y poesía. Esa lacra penosa y lacerante, la de una inocencia que nadie tendría que atreverse a tocar. Y sin embargo son tantas veces las que miramos para otro lado…este viejo pastor lo mira de frente.indice

El lector a través de los sentimientos del niño va componiendo las piezas de lo sucedido: sólo hay que seguir adelante porque su lectura va ganando y página a página.

A pesar de la crueldad, el crío no ha perdido la inocencia; una obra que  logra abrirse  a la esperanza en la capacidad del ser humano de compadecerse y de suscitar compasión y se abre a empujones entre la mezquindad y la miseria.

 

El Sunset Limited

Autor: Cormac McCarthy

Pensar que a veces se necesitan setecientas paginas para no decir nada…Este libro es un regalo para la inteligencia. Empiezas a leer como si pisaras el acelerador: en sesenta segundos entra a muerte en el sentido de la vida.

La obra empieza con la llegada de los dos personajes (Blanco y Negro) al apartamento de uno de ellos después de su encuentro en una estación de tren. Negro es un ex-convicto y un cristiano evangelico  mientras que Blanco es un profesor universitario y un ateísta. Lo que ha ocurrido minutos antes es que Negro salva a Blanco, quien pretendía suicidarsindicee lanzándose en frente de un tren en movimiento, el Sunset Limited. Ambos debaten sobre el significado del sufrimiento humano, la existencia de Dios y el derecho al suicidio.

La pregunta clave es : ¿para que sirven todas esas ideas sino le mantienen a uno clavado al andén cuando entra el Sunset Limited a más de cien por hora?. Sólo cabe preguntarse sobre las propias ideas y su capacidad de mantenerle a uno con vida.

 

Cormac McCarthy (1933) es ganador del Premio Pulitzer de ficción por La carretera (2006)  el mismo año que publicó la obra de teatro, The Sunset Limited. Fue la segunda obra teatral de McCarthy. Algunos críticos consideran que la obra es más una novela que una verdadera obra de teatro, en parte porque fue publicada con el subtítulo «Una novela en forma dramática».