Frankenstein

thPSPVRMTD¿Qué es lo que convierte a alguien en un monstruo?

Concebida para entretenerse una noche en torno al fuego, Frankenstein es mucho más que un cuento de terror.

Al acabar su  lectura pienso ¿Qué es lo que convierte a alguien en un monstruo?.  No su aspecto como puede parecer: esa no es la verdad.  Las cosas no son monstruosas por su apariencia. Lo son por ellas mismas, por su interior.

Frankenstein tenía nobles sentimientos, bondad, ternura, ansia de compañía. No era un monstruo. Se convierte en uno. Y lo que le lleva a esa metamorfosis es el rechazo. Sobre todo uno: el rechazo originario. Su creador le repudia, no lo reconoce como suyo, mas bien quiere deshacerse de él. Y eso es lo que le convierte en un ser agresivo, sediento del dolor ajeno y destructor de lo bueno y lo bello. Hasta deseoso de su propia aniquilación.untitled

Frankenstein es un monstruo porque es un hijo sin padre. Cuando uno no se sabe querido entonces no está en condiciones de querer. Y si lo hace lo hará desde la necesidad, no desde la libertad. La libertad afectiva sólo se alcanza desde un origen de amor. Si uno no lo tiene, lo puede reconstruir a través de otros vínculos- es lo que intenta Frankenstein-.

Maravilloso el dialogo de criatura y creador en el que el “monstruo” le da una lección a su creador” y le hace ser consciente de lo que es ser padre.

Cuando uno tiene carencias afectivas en su origen, siempre puede saberse querido. Y lo es al descubrir  que su existencia esta vinculada de modo irrevocable a un acto de amor por encima de lo humano.

Además esta obra toca varias teclas: el deseo  de crear vida de la materia inerte emulando al creador; los límites éticos de la ciencia e incluso se puede apreciar desde nuestro siglo un guiño al transhumanismo.

Anuncios