Farenheit 451

Autor: Ray Bradbury

Farenheit 451: es la temperatura a la que arden los libros

Para que desaparezcan los libros, no hace falta quemarlos, sólo que la gente deje de leerlos 

Guy Montag es un bombero que en lugar de apagar fuegos, los provoca. Quema los libros porque en la sociedad en la que vive, leer está prohibido. Un mundo donde las pantallas sustituyen a la conversación, a la reflexión, a las preguntas. Un mundo donde ser feliz no es una actitud sino una obligación que se alcanza evitando pensar…¿Os suena? demasiado bien y demasiado cerca…images

Esta lúcida distopía de Bradbury se lee con asombro al comprobar que está escrita hace ya sesenta años; en la misma línea de 1984 (Orwell) y Un mundo de feliz (Huxley) describe una sociedad totalitaria que engulle a la persona. 

Sin embargo Montag, el protagonista decide hacerse con un libro y llevárselo a casa…y entonces ya nada volverá a ser lo mismo.

Recomendable a quien quiera ejercer una sana autocrítica de las adicciones ajenas y propias: las paredes-pantalla no son ciencia ficción porque las llevamos en los bolsillos.

 

Al este del Edén

Autor: John Steinbeck

¿Acaso soy el guardián de mi hermano? asi contesta Caín ante la muerte de Abel. 

Partiendo  de este fratricidio, Steinbeck construye la monumental historia de la familia Trask: Adam y sus dos hijos:  Cal y Aron. Ambos, gemelos y antagónicos, llevan en la sangre el desarraigo afectivo causado por la misteriosa ausencia de la madre. indice

Con todos los ingredientes de un buen novelón, Al este del Edén es una particular revisión de la historia bíblica desde la óptica de Caín/Cal. En él se desata una lucha por ahogar la maldad que cree que ha heredado de su madre. La historia se vuelve a repetir: los hijos hacen la ofrenda a su padre Adam: Aron presenta sus notas en la Universidad y Cal el dinero fruto de su trabajo. Adam elige la ofrenda de Aron.

¿Estamos irremediablemente condenados por nuestro pasado?; ¿se divide el mundo en malos y buenos sin posibilidad de redención? Steinbeck plantea el problema y el lector encuentra la respuesta en un ejercicio de buena literatura.

MACBETH

indice2Autor: William Shakespeare

Poco y mucho se puede decir de este clásico de la literatura universal.

Me limitaré a anotar mis impresiones de la última re-lectura de esta tragedia. Como todas las de este magistral autor, se traza en ella con una profundidad dificilmente inigualable las pasiones humanas: ¿quien no identificaría el amor con Romeo y Julieta, los celos con Otelo o la venganza con Hamlet?

Pues bien, nos encontramos ante Macbeth o la ambición. El argumento es sobradamente conocido: Macbeth amparado en unas engañosas profecías de unas brujas decide asesinar a su rey y tomar la corona. Se deja poseer por el ansia de poder y se cree invencible ante lo que él cree que es su destino. Junto a él, su esposa -la perversa Lady Macbeth- personifican la ambición y el deseo de poder sin límites, que les lleva a cometer cualquier tipo de crimen y a traicionar a personas a quienes deben lealtad absoluta.images

Interesante  engranaje entre destino y libertad. Diferente del destino griego (el “fatum”) que se cumple inexorablemente:hagas lo que hagas no puedes escapar al destino porque éste ya está escrito. No es así con Macbeth. En un mundo de inspiración cristiana la libertad es quien protagoniza el drama. Aparecen elementos fantasmagóricos  – tres brujas que representan la oscuridad y el caos- de modo similar al coro griego aunque con otro significado.  El destino y la muerte: el vaticinio de las brujas no determina el curso de los acontecimientos, sino que sirve tan solo para desencadenar la tormenta de lo humano, con sus constantes sacudidas y vaivenes entre el mal absoluto. A diferencia de la tragedia griega, no se trata de un destino del que él no es protagonista (el destino de los dioses), sino que es consecuencia de sus propias pasiones. De hecho en Shakespeare los personajes asumen la responsabilidad y el consiguiente castigo por sus decisiones.

Produce una sacudida la descripción de los remordimientos de conciencia: si algo han perdido Macbeth y su esposa después del crimen es el sueño. Al invocar el mal, el mundo de las sombras y de la muerte, ambos vivirán sin reposo. Lady Macbeth intenta lavar las manchas de sangre imaginarias de sus manos.  “Aún huele a sangre. Todos los perfumes de Arabia no desinfectarían esta mano”. Y la locura es el medio de evadir la culpa como una manera de refugiarse ante el patetismo e irracionalidad de sus actos. Ambos personajes necesitan la enajenación como un refugio mental.

Todo es absurdo cuando uno ya no distingue el bien del mal. Para justificarse, el hombre recurre al nihilismo, a la imposibilidad de sentido. Y acaba creyendo que la vida “no es más que un cuento contado por un idiota,lleno de ruido y de furia, que no significa nada.”

DIOS O NADA

1527Autor: Robert Sarah y Nicolas Diat

No es un libro religioso pero habla de religión; no es un libro para católicos pero habla del Dios de los católicos.  Tampoco es un libro de memorias sino de la experiencia vital de quien ha vivido uno de los regímenes dictatoriales más sangrientos de África.

Es la historia de un niño de Guinea que fue nombrado el obispo más joven del mundo con 34 años.

Para Nicolas Diat, periodista francés que entrevista al cardenal Sarah, este encuentro ha supuesto una cambio en su manera de mirar.

Es la misma experiencia que he tenido al leer “Dios o nada”: un nuevo modo de mirar al hombre, a Dios y a la Iglesia de la que Sarah no tiene ningún reparo en señalar sus sombras y contradicciones.

Ese nuevo modo de mirar consiste en ir a lo esencial. Pero para poder llegar a ese núcleo inviolable de cada ser humano dice Sarah que “tiene que reinar cierta calma, cierta tranquilidad,  mantenernos alejados de toda amenaza de ansiedad o nerviosismo, ser nosotros mismos. Ahí reside lo esencial: ¡en nosotros mismos! En consecuencia, el encuentro no es fuera, sino dentro de nosotros mismos”.

Las mejores preguntas que se le pueden hacer a este cardenal extraodinario aparecen en el prólogo:  «No pidáis a vuestro maestro que os hable para  no decir nada. Preguntadle sobre los problemas del destino humano ¿Cómo los vive él? ¿Cómo hace para aceptarlos con valor y serenidad? Preguntadle por lo que conoce con certeza, por lo que no se cuestiona, por lo que considera indiscutible e inmutable. Hacedle hablar  sobre el drama de su verdadera personalidad, no sobre la comedia artificial que pueden imponerle las circunstancias. Hacedle hablar sobre su insatisfacción y sus esperanzas, sobre su fe, sobre  su confianza en Dios, sobre su oración. Preguntadle cómo y hasta qué punto, mediante la entrega de sí, se ha liberado de sí mismo.  Averiguad de dónde viene el discernimiento de sus negaciones. Que os confíe lo que descubre en su silencio. Que os diga cuál es el origen de sus lágrimas y la razón de su sonrisa. Y si para ayudaros accede a recuperar sus cuadernos escolares o sus herramientas de aprendiz, agradecédselo con vuestra docilidad».

La calle de las tiendas oscuras

indiceAutor: Patrick Modiano

El tema: el olvido y la identidad. Un hombre que no recuerda quién es.

El reciente Premio Nobel de Literatura, Patrick Modiano, reflexiona en esta novela de misterio sobre la necesidad de reconstruir nuestro pasado.

Guy es un hombre que se queda sin recuerdos debido a un ataque de amnesia. Un detective lo encuentra perdido por la ciudad,  se encarga de él y le da trabajo en su agencia. Pero Roland tiene un caso pendiente: su propia identidad.

El protagonista es sujeto y objeto de su propia investigación. Investigará  su historia a través del pasado de unos emigrantes rusos que le conducirán a los años de la Ocupación alemana, durante la Segunda Guerra Mundial.

images

¿Dónde reside la identidad?. Modiano apunta a la memoria: los recuerdos son nuestra interpretación del mundo que nos rodea. Por eso quien no sabe quién es no puede decidir en qué mundo vive. La identidad siempre esta a medio construir; eso hace que la novela sea como  fragmentos de algo roto: lo que parece atisbarse se vuelve dudoso
La Calle de las Tiendas Oscuras produce una  incertidumbre que te engancha desde el principio y no sabes hasta dónde puede llevarte; el lector ha de involucrarse y de alguna manera acompaña al protagonista en su búsqueda y en su toma de decisiones.

Jezabel

Autor: Irène Némirovsky

Nada es lo que parece en este intenso relato de Némirovsky. La autora, que ya nos deleitó con su Suite francesa,  vuelve ahora con una buena dosis de tensión dramática.

Una mujer Gladys Eysenach, atractiva aunque ya madura, es acusada de matar a su amante, un joven estudiante de apenas veinte años.

A través del juicio sale a la luz el perfil psicólogico de Gladys: su infanciaimages, la ausencia del padre, el matrimonio, su hija…acontecimientos que han dejado huella en su deseo de agradar y de ser deseada.

Va a  cumplir los 50 y se pregunta por su identidad y los cimientos de su seguridad. Aflora entonces con violencia la necesidad de seguir siendo atractiva para alguien. Necesidad que le lleva a confundir su libertad con su obsesión: la belleza y la juventud.

Pero lo que no termina de encajar es como semejante mujer se volvió loca por un chico tan joven y gris.

¿Qué hay detrás de Jezabel?

Recomendable para quien le guste una buena lección de suspense y de psicología


El hechizo de la comprensión

9788499200026

Autor:Teresa Gutiérrez de Cabiedes

Hanna Arendt o cuando estar vivo no es suficiente.

Una vida que interpela. Comprender el mundo que nos rodea no es tarea fácil y para Arendt se convierte en un proceso de comprensión en el que emergen con fuerza su independencia mental. Un inconformismo y honradez intelectual de quien no está en deuda con nadie, excepto con la verdad.

Joven discípula de Heidegger, sufre su desengaño  amoroso e intelectual con el maestro. Su ambiguedad, la confusión entre convicciones y conveniencias y la falta de autenticidad de Heidegger, le alejó definitivamente de quien había sido su0308 mentor e iniciador en esta travesía.

En esos años oscuros de  Auswichtz, la lucidez de Arendt no le lleva a una desesperación existencialLo  que convirtió su mundo en un hogar habitable fueron sus relaciones afectivas.

Y este es el segundo cimiento de Arendt: su necesidad de arraigo vital. Escribiendo a uno de sus muchos y buenos amigos le diría:  la confianza es lo único que puede asegurarnos que nuestro mundo privado no sea un infierno.

En un horizonte en el que desmarcarse intelectualmente es un suicidio social…esta  mujer es más que interesante  e inspiradora.