RECURSOS INHUMANOS

EAL26273Aterricé  en el libro como por casualidad, pero después, me quedé con él hasta acabarlo.

«Me llamo Alain Delambre y tengo cincuenta y siete años. Soy un directivo en paro.»

La introducción me promete un estilo directo y  sin concesiones sentimentales. Y de repente me veo incómoda: el paro no es una idea; es el padre de mi mejor amiga, la vecina, o simplemente lo que puede pasarme con cierta facilidad.

Escrita con ritmo trepidante como el cerebro del protagonista, plantea un escenario impecable: una familia normal, un hombre normal,  una situación precaria, es decir normal y el desgaste psicológico del paro: la frustración, la soledad, la humillación. Y de fondo: la familia. El protagonista tiene quien le quiere y confía en él. Esto también es un motivo de sufrimiento pero no deja de ser su horizonte. De ahí, la desesperada lucha por lograr un trabajo, situaciones surrealistas que le llevan a convertirse en un animal de supervivencia ante la mirada atónita de su familia.

Motivos para leerlo: se lee de un trago; engancha como una novela negra o un buen thriller; te das el gusto de estar ante una buena historia bien escrita. Y sobre todo hace reflexionar sobre un tema pendiente de resolver.

El gran Gastby

indiceAutor: F. Scott Fitzgerald

Amor y dinero… El autor decide narrar esta historia como un exorcismo para sus propios demonios – en una ocasión confesó a Hemingway : los ricos son distintos de nosotros; – respondió éste-tienen más dinero.

¿ De qué no pudo desprenderse nunca? De su amor a Zelda, que todo lo destruía a su paso, y un complejo de advenedizo.

Chico pobre conquista para su princesa el mundo. ¿Qué hace de esta historia aparentemente fácil el icono de toda una década? la atmósfera.

El ambiente está perfectamente descrito, tanto que uno puede escuchar los acordes de jazz inmerso en ese mundo de fiestas de ricos sin cerebro, de excesos  y de aburrimiento disfrazado de risas. Una época que huye hacia delante, patética y decadente encarnada en literatura por lo que Stein dio en llamar generación perdida.

Gustará a los que vivimos nuestro particular crack del 29: las apariencias tienen sus límites y lo que parece una comedia ligera acaba en una tragedia con sus propias víctimas.

Nudo de víboras

1Autor: Francois Mauriac

Año de publicación: 1932


 Un anciano se muere y hace recuento de su historia. Lentamente uno se va introduciendo en lo que ha sido su vida marcada por la desconfianza y la avaricia: nunca dio cariño y nunca lo recibió

 

Irrespirable…así resulta la atmósfera que va creando esta larga carta del moribundo a su mujer. indice

 

Un viaje interior – auténtico ejercicio catártico- a las raíces del odio. Mauriac disecciona el corazón humano. Una lectura en la que te hace a tocar – así de bien está escrito- los nudos del alma

 
Abstenerse de su lectura si se está deprimido; en todo caso, una vez comenzado no dejar de llegar hasta el final: el alma humana siempre sorprende.