El gran Gastby

indiceAutor: F. Scott Fitzgerald

Amor y dinero… El autor decide narrar esta historia como un exorcismo para sus propios demonios – en una ocasión confesó a Hemingway : los ricos son distintos de nosotros; – respondió éste-tienen más dinero.

¿ De qué no pudo desprenderse nunca? De su amor a Zelda, que todo lo destruía a su paso, y un complejo de advenedizo.

Chico pobre conquista para su princesa el mundo. ¿Qué hace de esta historia aparentemente fácil el icono de toda una década? la atmósfera.

El ambiente está perfectamente descrito, tanto que uno puede escuchar los acordes de jazz inmerso en ese mundo de fiestas de ricos sin cerebro, de excesos  y de aburrimiento disfrazado de risas. Una época que huye hacia delante, patética y decadente encarnada en literatura por lo que Stein dio en llamar generación perdida.

Gustará a los que vivimos nuestro particular crack del 29: las apariencias tienen sus límites y lo que parece una comedia ligera acaba en una tragedia con sus propias víctimas.

Anuncios